Día del inmigrante italiano en Argentina - itMisiones

itMisiones

Día del inmigrante italiano en Argentina

Inmigrante italiano - Banderas Italianas

Cada 3 de junio, desde 1995, se festeja en la Argentina el día del inmigrante italiano. La conmemoración surge en honor a Manuel Belgrano, quien descendía de italianos y cuyo nacimiento data en esta fecha. Su progenitor fue Domenico Belgrano Peri, comerciante oriundo de Oneglia. Además de recordar al prócer argentino, la efeméride trae consigo la memoria del viaje. Sin embargo, este no estuvo exento de sueños, miedos, ansiedades, preocupaciones, etc.  

Entre vestigios de los inmigrantes italianos

Desde la promulgación de la Ley N° 24561 se le dio entidad a un festejo que formaba parte del pasado de muchos argentinos. A partir del siglo XIX, se dieron movimientos migratorios que contribuyeron a la actual heterogeneidad identitaria de nuestro país. La inmigración italiana fue el movimiento más importante en términos culturales e históricos. Esta logró superar al número de colonizadores españoles y sus descendientes.
El suceso alcanzó la masividad en 1880. A partir de ello, la sociedad argentina comenzó a tener fuertes relaciones con Italia. Estas se reflejaron en las costumbres, tradiciones y el idioma. Hoy en día la comunidad italiana es una de las más distintivas del país, ya que, aproximadamente un 50% del país tiene orígenes italianos.
Además, según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el Anuario Estadístico 2015, la de Argentina es ciertamente la comunidad italiana en el exterior más numerosa. Constituida por 868.265 personas inscritas en el registro.
Esta fuerte influencia en términos numéricos, no pasaría desapercibida en la idiosincrasia del pueblo argentino, esta fue mutando en los años venideros a la inmigración. En este sentido, el autor Jorge Luis Borges afirmó que “el argentino es un italiano que habla español”.

Inmigrante italiano - Maletas
Maletas antiguas expuestas en el exterior.

En el arte: música, literatura y teatro con influjos italianos

El legado es palpable entre las representaciones artísticas de este país, prácticamente desde las primeras olas inmigratorias. En cuanto a la música, el siglo XIX desembarcó con todo su folclore. No faltaron los pianos, clarinetes y acordeones. Además, una contribución trascendental a la madurez del tango. Los inmigrantes italianos y sus descendientes fueron los más notorios tangueros. Asimismo, impulsaron ritmos como la canzoneta y las cuadrillas.
En relación, esta ola italiana fue fuertemente plasmada a través de las letras. Dentro de esta numerosa producción literaria y testimonial encontramos varios títulos. Algunos son: La muerte de Antonini de Gastón Gori (1956), Los nombres de la tierra de Lermo Rafael Balbi (1985), El fantasma imperfecto de Juan Carlos Martini (1986), Oscuramente fuerte es la vida de Antonio Dal Masetto (1990), etc.
Además, otros nombres como Borges, Marechal, Mujica Láinez, Sábato, Girri, Cortázar, incluyeron lo italiano de diferentes formas, sin centrarse en la inmigración.

Inmigrante italiano - Libros Italianos
Libros antiguos apilados.

Igualmente, dos obras inmortales de los géneros novela y teatro son: En la sangre de Eugenio Cambaceres (1887) y La nona de Roberto Cossa (1977). Ambas escapan de la romantización del proceso inmigratorio, mostrando desde diversos lenguajes el aspecto más cruel, íntimo y duro de estos movimientos.
En la primera, Cambaceres dio a conocer la discriminación hacia los inmigrantes europeos a partir de la demonización de su personaje Genaro Piazza. A su vez, en el teatro de Cossa conviven personajes arquetípicos inmersos en la pobreza de la Argentina de 1970. La influencia se da con un claro uso de expresiones italianas, ya presentes en su título.  

Influencia en el habla: el dialecto del inmigrante italiano

Otra cuestión notoria heredada fueron las palabras adoptadas por el habla cotidiano. En forma de préstamos lingüísticos y dialectos entremezclados -lunfardo y cocoliche-, el español se entremezcló con expresiones del idioma extranjero. Estas sobreviven en palabras como:
– Pibe, del dialecto genovés “pive o pivetto”. Significa muchacho o aprendiz.
– ¡Guarda!, proveniente del italiano “guardare”, cuyo significado es mirar. Implica en Argentina cuidado o atención.
– Bochar, viene de “bocciare”, refiere a aplazar un examen.
– Chau, del italiano “ciao”, es decir, adiós, hasta pronto, hasta luego en este idioma.
– Laburo, de la palabra italiana “lavoro”, la cual significa trabajo.
– Mufa, deriva de muffa en italiano, se traduce como moho. Pero en nuestro país implica mala suerte.

Bandera Italiana
Bandera italiana flameando.

Así, en costumbres, bailes, literatura, lenguaje, tradiciones, comidas, valijas, historias, recuerdos, los inmigrantes italianos han dejado un gran legado para la conformación de la idiosincrasia de nuestro país. Seguramente, al salir a la calle podremos seguir encontrando todos los días estas huellas que nos unen a Italia. Por eso, con la memoria viva, una sonrisa y el corazón rojo, blanco y verde: ¡Feliz día del inmigrante italiano!

Día del inmigrante italiano en Argentina ultima modifica: 2021-06-03T07:00:00-03:00 da Jennifer Gisselle Eichberger

Commenti

Commenti

To Top