NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMisiones

ENTREVISTAS RELATOS

Clotilde y sus 106 años con orígenes italianos

Clotilde - Casamiento Con Invitados

Hay quienes dicen, y es una creencia popular, que los italianos son longevos. Parece que es una cuestión que se lleva en la sangre, porque la radiante Clotilde Salvagiotte goza de 106 años recientemente cumplidos, y unos genes italianos mezclados con tierra colorada.

La bella storia di Clotilde

Uno de sus bis nietos, Agustín, es el mediador de la entrevista que nos dió doña Tila, así la llaman sus allegados. Agustín la trata de usted, debe ser que tanta experiencia genera respeto hasta en sus descendientes.
Clotilde Salvagiotte nació en lo que aquel momento (1914) era Bonpland, Misiones. Hizo el nivel primario ahí, y lo terminó. Que es mucho decir para una mujer en esa época. Su día a día era el trabajo en la chacra con sus padres y sus hermanos, como la vida de tantísimos colonos en la provincia. Entre sus recuerdos está su aula de clases, y ver a sus compañeros, cada uno era de una nacionalidad diferente. La gracia de la migración. La nutritiva diversidad que puede criar el respeto.

Clotilde - pareja
Clotilde y su marido Pedro Durán.
PhotoCredit: Agustín Wall

A los 17 años, Clotilde decide casarse con Pedro Durán. Se conocían de toda la vida, porque vivían en el mismo pueblo. La protagonista de esta historia cuenta que recuerda ir a Oberá, porque allí estaba el registro civil, y hacer la ceremonia ahí. Desde la capital del monte regresa a la orilla del arroyo Yabebirí, donde ella vivía. Ese trayecto estuvo acompañado por músicos en vivo, todo el camino. Tuvieron 7 hijos.

Nacida de la migración

Gian Marco Salvagiotte llegaba con su familia a Sudamérica a los 16 años, desembarcaron en Brasil. Venían desde Italia con quién sabe cuánta incertidumbre. Sus descendientes creen que estuvieron hasta sus 25 años en Brasil. Trabajaba ahí como maestro golondrina. Las intenciones eran emigrar a Paraguay, pero pasaron por Bonpland (Misiones). Ahí el tano Gian Marco conoce a quien sería su esposa, y madre de Clotilde, se enamoró y se tuvo que quedar porque el corazón pesa. Sus padres David Salvagiotte y Joaquina Duranda, y sus otras dos hijas, Stefania y Delfina sí fueron a Paraguay. Aparentemente nunca se volvieron a ver. Sin embargo Gian Marco supo transmitir el amor que sentía por su familia a sus hijos.

Clotilde - Familia
En los extremos los abuelos de Clotilde, David Salvagiotte italiano y Joaquina Duranda francesa.
PhotoCredit: Agustín Wall

Clotilde recuerda que su papá cocinaba polenta al mejor estilo italiano. Y era un gran cantante de puertas adentro, su hija rememora las canzonetas que trajo consigo cruzando el océano.
Gian Marco se casó con Rosalina de Lima Da Rosa, que era criolla. Tuvieron 8 hijos, cuatro varones y cuatro mujeres. Clotilde es la segunda del total. Uno de los hermanos de Tila se compró un acordeón. Y un día durante una reunión familiar, Gianmarco toma el acordeón y empieza a tocar una tarantela, todos se quedaron maravillados porque era una habilidad que desconocían de su padre.

Las pasiones de Clotilde

Ella cuenta que mientras vivía con sus padres no iba a los bailes que se organizaban en el pueblo. Pero una vez casada, sí. Se daba el gusto de brillar en las pistas. Siente amor por la danza. Su marido, Pedro, era músico, entonces tenían la entrada asegurada en todos los bailes. Iban juntos, él tocaba y ella bailaba. Podríamos decir que para la época era un matrimonio bastante igualitario, él no tenía “celos” de nadie, dejaba que ella fuera feliz haciendo lo que le gustaba. Y bailaba con todo el mundo, aunque bailaran mal o bien, dice Clotilde orgullosa.

Clotilde - Bailes
Clotilde, bailando y disfrutando.
PhotoCredit: Agustín Wall

Tila hubiera querido heredar más costumbres italianas de su padre, esa es una de sus añoranzas. Dice Clotilde que Gian Marco trajo consigo muchos libros desde Italia, un gran lector. Era lo único que quedaba de él, porque cuando vivían en Brasil tenían que cambiar sus pertenencias por comida para sobrevivir. La situación no era fácil. Pero al llegar a Argentina y teniendo la chacra podían producir para comer, un gran progreso. Y luego Clotilde ya casada pudo seguir avanzando y estabilizando su situación.

Al día de hoy

Clotilde piensa que vivir tanto es una misión en su vida. Agradece cada visita, y no pierde tiempo para conversar. Rodeada de nietos. Ella se siente plenamente querida.
Una herencia que tiene de Gian Marco es su devoción por San Cayetano. Y todos los 7 de agosto (el día del santo), la familia se reúne. Se prepara un altar donde las mujeres mayores hacen una ofrenda y una oración para el santo. En esa jornada se comen dos comidas especiales, cazuela de mondongo, y guiso de arroz con pollo. Clotilde obliga a todos que cumplan a rajatabla esa tradición.

Clotilde - Cumpleaños 90
Clotilde en su cumpleaños 90
PhotoCredit: Agustín Wall

El sueño de Tila es poder volver a bailar como antes. Una copa de vino por día y un cigarro de tabaco rolado asegura que es la clave de su longevidad.

Clotilde y sus 106 años con orígenes italianos ultima modifica: 2020-07-08T08:00:00-03:00 da María Chiara Forni
To Top