NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMisiones

CULTURA HISTORIAS

Ernesto Sábato: gran escritor argentino que anduvo por Misiones

Ernesto Sábato - charla

Hijo de una familia de inmigrantes italianos, Ernesto Sábato fue un intelectual que cultivó varias pasiones. Entre ellas se encuentra la ciencia de la que se desvinculó tras una crisis. Asimismo, la pintura que fue su compañera en sus últimos años y la literatura. “Estaba solo, era tímido y por desgracia tenía una sensibilidad desdichada. ¿Qué podía parecerme el mundo, sino un caos lleno de maldad, de injusticia y de sufrimiento?; ¿Cómo no iba a refugiarme en la soledad y en esos mundos lejanos de la fantasía y de la novela?” decía Sábato.

Una joya literaria

Esta mente prodigiosa dejó un legado literario amplio a nuestro país. Entre sus obras más reconocidas se encuentran tres novelas, “El Túnel”, “Sobre Héroes y Tumbas” y “Abbadon el Exterminador”.
También existen ensayos, donde expone su postura respecto a cuestiones que atañen al plano científico, literario, político y otras cuestiones. Entre ellos se encuentran Tango, discusión y clave; Uno y el universo; El escritor y sus fantasmas y El otro rostro del peronismo. Por este último ensayo recibió todo tipo de críticas por parte de distintos sectores ideológicos e intelectuales del país. Su carácter revolucionario llevó a que se desvincule y se haga unos cuantos enemigos. Pero lo que más prevalecía en él era esa lucha por sus ideales.

Ciencia y literatura, dos caras de una misma figura

Ernesto Sábato fue un prodigio y todo lo que se proponía lo llevaba adelante hasta concretarlo. Esto responde a una consigna familiar que tenía presente “en casa debían hacer las cosas en serio o no hacerlas”.

Ernesto Sábato - escritores

Obtuvo así el doctorado en física en el año 1938 y se abocó de lleno a esto ganando una beca de investigación que lo llevó a París. Pero por cosas del destino y los contactos surrealistas, se alejaría de la ciencia.
Sin embargo, antes de su retiro total, decidió hacer un ensayo que fusionaba  ciencia y escritura. A medida que señalaba cuestiones referentes al ámbito científico, remarca la importancia del arte ¿para qué? Justificando: “Después me di cuenta de que esas investigaciones estaban conduciendo a un desastre innombrable y me incliné hacia el otro lado, el del arte, que desde chico me gustó. La pintura y la literatura son humanas”.

Purificar(se) a través del elemento de fuego

Desde una edad temprana a Ernesto Sábato le gustaban dos cosas: los libros y el fuego. Lo llamativo es que en esas dos cosas encontraba paz. Principalmente en lo último. Es de público conocimiento que muchos escritos no vieron la luz porque decidía incinerarlos.
Este destino iba a correr Sobre Héroes y Tumbas. Un conjunto de tres novelas escritas a lo largo de diez años. Pero, como señaló en una de las tantas entrevistas que hizo “Por amor a Matilde (su esposa) decidí publicarlo”. Tenía un descontento constante con sus escritos, quemando o tirando tres cuartas partes de sus textos. A él le importaba más la calidad que la cantidad.

Ernesto Sábato - literato
PhotoCredit: licencia: CC BY -NC-SA 2.0

Es más, alegaba que aquellos dignos de reconocimiento eran quienes podían abordar en un solo libro los mayores dramas sociales como La Divina Comedia o El Quijote. Remarcaba: “Escribo lo indispensable, no creo en la cantidad”.

Ernesto Sábato de paseo por la tierra colorada

Sábato estuvo muy comprometido con las causas sociales. Ocupando un rol relevante durante la presidencia de Raúl Alfonsín en la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). Esto lo llevó a conocer a Yvonne Pierron.
Por ella fue que arribó en el 2005 a nuestra provincia visitando diversos puntos como Posadas, Iguazú y también Dos de Mayo, en un hogar donde estaba la monja francesa. De ese encuentro quedaron varias fotos que circularon por todo el territorio provincial.

Ernesto Sábato - biblioteca
PhotoCredit: Licencia: CC BY- SA 4.0

También algunos proyectos comunitarios como “Fogones” que tenían en común Sábato y Pierron. “Vamos a pelear… como peleamos toda la vida”. Fue una de las frases célebres de ese encuentro.

Ernesto Sábato, su oficio de vivir y lo efímero de ser

Sábato, fue un hombre que valoró el intercambio humano. Ese detenerse del mundo un rato y que lo expresó muy bien de esta manera “El hombre no puede mantenerse humano a esta velocidad” encontrando en el arte y en el intercambio un cable a tierra para seguir y florecer.
De este modo, su humildad, su carácter revolucionario y su intelecto fueron algunas de las cosas que lo caracterizaban. Por eso y mucho más Ernesto Sábato quedará en la posteridad como uno de los mejores escritores argentinos del siglo XX. Como un literato que nos exhortaba a serenarnos, a encontrar(nos) a través de diversas cosas del cotidiano.

Ernesto Sábato: gran escritor argentino que anduvo por Misiones ultima modifica: 2020-10-06T07:00:00-03:00 da Perla Rosana Benitez
To Top