Caá Yarí: el misterio de los yerbales misioneros - itMisiones

itMisiones

MITOS Y LEYENDAS

Caá Yarí: el misterio de los yerbales misioneros

Caa Yari - hoja de yerba

La cultura guaraní es rica en mitos y leyendas relacionadas al misticismo del monte y los poderes de sus dioses. Entre Corrientes y Misiones se comparten las historias de herencia guaraní, como el yasí yateré, el kurupí, el pomberito, y caá yarí, entre otras.

Cuenta la historia

Desde la espesura del monte y la profundidad de la leyenda guaraní se nos presenta en la historia la diosa Caá Yarí. Existió una mujer llamada Yarí con un mito detrás, dicen que dicen que ella y sus padres vivían en medio de la selva, y una de esas noches de intenso calor misionero, su vivienda fue visitada por dos deidades guaraníes Yasí y Araí, lograron disfrazarse de humanos para andar en la tierra de la yerba mate.
Sin siquiera sospecharlo, el padre de Yarí atendió a estos dos extraños, los recibió en su casa, y les presentó a su familia. Les ofreció que se quedaran a cenar; ellos aceptaron y vieron sobre la mesa el esfuerzo de invitar el único plato de comida que había para toda la familia.

caá yarí - camino
Caminos de la Caá Yarí. Autor: Chiara Forni

La respuesta de los dioses

Los dioses sorprendidos ante la generosidad y realmente agradecidos fueron recíprocos con esa casa, hicieron un hechizo o un payé, y del suelo empezó a brotar un árbol retorcido y de hojas verdes oscuras, ellos desaparecieron. Y al transcurrir la noche, esa planta siguió creciendo.
Al amanecer, los habitantes de la casa descubrieron que, delante de su choza había una inmensa plantación de ese árbol extraño que nunca habían visto.
En medio del asombro se aparecen los dioses Yasí y Araí. Les explicaron que lo que estaban presenciando era un yerbal, compuesto por miles de árboles de yerba (caá en guaraní); esa planta traería a la tierra sin mal un símbolo de unión y amistad que perduraría entre todas las generaciones.

Caá yarí y sus otras versiones

Otra historia se asemeja a ésta pero dice que, en realidad, dentro de las plantas de yerba estaba el espíritu de Yarí. Los dioses lo decidieron así para agradecerle al hombre que los hospedó; y para que su querida hija tenga vida eterna dentro de todos los yerbales y mates que existan.
Pero todas las versiones convergen en las apariciones de la Caá Yarí entre los yerbales, ya que es su dueña y protectora. Los hombres que intenten domesticar esa yerba para utilizarla tienen que hacer un pacto con ésta diosa. Pero no es tan sencillo como parece, según la leyenda, quien esté dispuesto a trabajar la yerba tiene que prometer algo. Hacerlo delante del árbol en cuestión y jurar que, bajo ninguna circunstancia tendrá relaciones sexuales con ninguna mujer.
Porque en el momento de la promesa pasa a ser propiedad de Caá Yarí y no deben engañarla con nadie más. Todo ésto debería permanecer por escrito y ser enterrado ahí mismo en el lugar de la promesa. Si esa fidelidad se comprueba, la diosa hará el trabajo de la cosecha de yerba por él. No sólo eso, también hará que el precio del producto aumente y mantendrá sano y salvo el yerbal.

Caa Yarí - Tareferos En La Cosecha
Tareferos en la cosecha. Autor: Sebastián Cubilla.

Pero si se la traiciona no tendrá más remedio que matar a quien rompió la promesa. Nunca la vida en el yerbal fue fácil, atravesada por el trabajo duro, tampoco pudo escapar de las historias de amor que lo rodean. De la combinación de cuentos de amor, locura y muerte, diría Horacio Quiroga, salen a la luz las leyendas guaraníes para perpetuar en el recuerdo popular aquel misterio del monte.

Caá Yarí: el misterio de los yerbales misioneros ultima modifica: 2020-02-28T12:07:53-03:00 da María Chiara Forni

Commenti

To Top