Gramsci: pensador que desde la cárcel revolucionó al mundo - itMisiones

itMisiones

HISTORIA PERSONAJES

Gramsci: pensador que desde la cárcel revolucionó al mundo

Gramsci - Quaderni

“La verdad es revolucionaria” es una de las frases atribuidas a Antonio Gramsci (1891-1937) un filósofo, sociólogo, político italiano. Si bien se duda que estas palabras sean de su autoría, la misma expresa el pensamiento de una persona que cambió al mundo con sus ideas. En la actualidad movimientos agrarios, feministas, ecologistas y minorías sexuales, con sus ideologías son continuadores del pensamiento de Gramsci. En la nota de hoy te invitamos a descubrir las ideas de un pensador revolucionario.

Gramsci, ni la cárcel detuvo sus ideas

El teórico nació en Ales, Cerdeña en 1891 en el seno de una familia pobre con una infancia atravesada por problemas de salud. Estudió en la Universidad de Torino, ejerció como periodista en diarios de corte socialista, y fundó el Partido Comunista Italiano. En 1926 es arrestado por el régimen fascista y condenado a 20 de años de prisión. Si bien es liberado en 1937, muere en Roma a los pocos días de tuberculosis dejando a su pareja y dos hijos.
En esos años de cautiverio, escribió 32 cuadernos, cercana a 3000 paginas donde dejo plasmado gran parte de su pensamiento pensamiento. Los conocidos “Cuadernos de la cárcel” es un símbolo de reflexiones que ni el régimen fascista pudo callar. Y para comprender mejor su pensamiento, recurrimos a Hernán Cazzaniga, antropólogo y docente de la FHyCs de la UNaM.

Gramsci - Antonio
Durante el juicio de Antonio Gramsci el fiscal llego a decir: “¡Tenemos que impedir que este cerebro funcione durante veinte años!

Los aportes de Gramsci a la sociedad

El antropólogo dio cuenta que “Gramsci es un militante político cuya obra es inescindible de su voluntad de participar del proceso de transformación revolucionaria de la sociedad”. Y tenia “una filosofía de la praxis que lo llevó a reconocer que su pensamiento estaba guiado por un pesimismo de la inteligencia y un optimismo de la voluntad en relación a la victoria revolucionaria”.
Por otro lado, Cazzaniga aclaró que el derrotero intelectual del filósofo continúa líneas trazadas por Marx y por Lenín. Sin embargo, lo hace en un diálogo controversial con los planteos sociológicos de autores como Max Weber y Pareto. Todo asumiendo y recuperando el carácter histórico de la acción política. Es una acción que se da en los estados modernos consolidados en las primeras décadas del siglo XX. En el cual “no solo no puede despojarse del pasado, sino que lo actualiza, lo pone en acto dentro de los marcos nacionales y populares en que se desarrollan las luchas sociales universales o si se quiere la lucha de clases. Es decir, no la piensa como un proceso lineal o unidireccional, sino complejo, situado en un contexto cultural”.

Un legado presente a más de 80 años de su muerte

Según el docente, el legado del italiano pervive “porque al poner el foco en el concepto de cultura, Gramsci sostiene que la lucha política atraviesa a las diversas instancias que componen la sociedad civil. Allí se concibe como ese conjunto de organismos vulgarmente llamados privados que corresponden a la función de hegemonía que el grupo dominante ejerce en toda sociedad”. Cazzniga aclaró que el consenso y coerción constituyen los dos componentes fundamentales del ejercicio del poder político ejercido por un grupo dominante al decir de Max Weber.

Gramsci - Karl Marx
Karl Marx, la principal influencia de Gramsci

Hegemonía

Uno de los conceptos principales desarrollado por el italiano es la hegemonía. Esto se logra, de acuerdo con Cazzaniga, precisamente como efecto del consenso de las grandes masas sociales hacia la aceptación mayoritaria de la dirección política dominante en una sociedad dada. “Cada una de las instancias de la sociedad civil es una arena política en la que se juega una batalla cultural. Ahí entra la Iglesia, las universidades, los sindicatos, los medios de comunicación, los clubes, etc. Es en ellas donde se ponen en juego los contenidos éticos, los valores y normas aceptados o hegemónicos sobre los que se apoya o legitima el aparato estatal en las sociedades modernas”, explicó el catedrático.
Sin dudas, teniendo en cuenta la explicación de Cazzaniga, la concepción de Gramsci de la sociedad civil y el desarrollo dado al concepto de hegemonía, vinculado con una noción antropológica de cultura, constituye aún hoy herramientas de análisis empleadas por los politólogos, dirigentes y militantes políticos

Gramsci y Maquiavelo

Un punto a destacar por Cazzaniga, es que: “en buena medida la obra de Gramsci gira en torno a lo que denominó, el Príncipe Moderno, en clara alusión a aquellos consejos de Maquiavelo a la figura central de los estados en formación en los albores de la modernidad. Que ya en la era industrial pasó a ser el partido político. En este sentido un tema central de su obra trata sobre la organización del partido revolucionario”.

Gramsci - Machiavelli
En sus trabajoramsci “actualizó” la nociones de Maquiavelo al siglo XX. Retrato de Nicolás Maquiavelo de Santi di Tito. Colección del Palazzo Vecchio, Florencia, Italia.

A modo de conclusión, a más de 80 años de su muerte, el legado de Gramsci aun resiste el paso del tiempo. Sus ideas son debatidas y utilizadas en ámbitos académicos y en los reclamos de movimientos políticos, ecologistas y feministas pervive un atisbo de su pensamiento. No por nada, una vez él escribió: “adueñarnos del mundo de las ideas, para que las nuestras sean las ideas del mundo”.

Gramsci: pensador que desde la cárcel revolucionó al mundo ultima modifica: 2021-06-11T12:42:13-03:00 da Leo Motta

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Julieta B. Mollo

Molto interessante!

To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x