NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMisiones

MONUMENTOS NATURALEZA

De flora y Monumentos Naturales misioneros

Planta Yaboti

La flora de Misiones comprende más de tres mil especies, que representan el 29% de la biodiversidad del país. Muchas corren peligro de extinción, diez de ellas están protegidas por ley como Monumentos Naturales, lo que impide su extracción, tala o cualquier tipo explotación comercial.

La selva misionera

Según la ONG Aves Argentinas en Misiones existen tres ecorregiones: “campos y malezales (en el sur); selva paranaense (bosque atlántico interior o del alto Paraná) y bosque húmedo de araucaria (a veces incluida en la anterior)”. Sin embargo, gran parte de las especies vegetales de Misiones se concentran en selva paranaense, una selva húmeda subtropical. Según el Ministerio de Turismo: “forma parte del Bosque Atlántico, una ecorregión que se extiende desde la Serra do Mar, en la costa brasileña, hasta el Este del Paraguay y casi toda la Provincia de Misiones”.
Nuestra provincia posee en total 3.000.000 de hectáreas, de las cuales 1.394.000 protegidas por el Estado. La mayoría de esas hectáreas forman parte del corredor verde que integra el sistema de áreas naturales protegidas. Así, Guillermo Gil, biólogo del Programa Bosque Atlántico de Aves Argentinas, señaló “en una sola hectárea de selva puede haber desde 373 a 791 árboles, con presencia de entre 55 y 73 especies”.

Flora Lapacho Rosado
Licencia: CC0 1.0

La selva misionera, se identifica por tener niveles bien diferenciados. El más cercano al suelo el estrato herbáceo. Después, le sigue el estrato arbustivo, con plantas de hasta 15 metros. Luego, un nivel intermedio con helechos y árboles en crecimiento. El siguiente estrato es de dosel con árboles de hasta 30 metros. Por último, el techo, el estrato de los emergentes, con gigantes arbóreos que alcanzan los 45 metros de altura.

Los monumentos de la flora

En artículos pasados de itMisiones hablamos sobre Monumentos Naturales, tanto de especies, como de mamíferos y aves. Destacamos al lapacho negro, flor provincial. A los que se le suman nueve especies más, desde palmeras, arbustos a árboles colosales. Como el chachí bravo de pantano, el chachí bravo de la selva, el chachí manso -en la imagen-, cactus de Teyú Cuaré, el pindocito y el yatay poñi.

Flora Chachi Manso
CC BY-SA 3.0

Con ninguna de estas especies –en distintos estados de peligro de extinción- se permite su uso comercial. Algunos son endémicos –que solo existe en un lugar-.  La madera de alguno de estos especímenes, en especial los de los próximos subtítulos, son muy apreciadas por su resistencia a las inclemencias del tiempo o su valor constructivo/ornamental.

El rey de las alturas

El palo rosa o ybirá romí (Aspidosperma polyneuron Muell. Arg.) es un árbol que puede alcanzar los 42 mts. de altura y 1,60 m. de diámetro. Es el espécimen de mayor tamaño de la selva, todo un coloso.

Flora Palo Rosa
Licencia: CC BY-SA 3.0

Según el Ministerio de Ecología, su “copa presenta forma y espesor variables y está sostenida por un número relativamente escaso de gruesas ramas tortuosas que se van dividiendo más y más”. En el país se distribuyen en los departamentos misioneros de Iguazú y Gral. Manuel Belgrano.

El otro coloso de la flora

El pino paraná (Araucaria angustifolia Bertol.Kuntze) es un árbol de follaje perenne que puede alcanzar los 40 mts. de altura y un diámetro de 1,50 m. Es considerado uno de los más bellos entre el paisaje misionero por sus inmensos copas aparasoladas. A pesar de llamarse “pino” no está emparentado con la familia de las coníferas.

Flora Bosque De Araucaria
Licencia: CC BY 3.0

En estado natural se distribuye en los departamentos misioneros de San Pedro y Gral. Manuel Belgrano. Aunque, es posible verlo en plazas públicas de Argentina como un ejemplar ornamental. El Ministerio de Ecología lo describe como una: “…especie longeva con ejemplares que pasan los 300 años. Sus frutos sirven de alimento a numerosas especies animales como el loro pecho vinoso y el coludito de los pinos que entre sus ramas encuentran refugio y hábitat”.

La madera más resistente y noble

El Urunday (Astronium balansae) a diferencia de los anteriores, en Misiones, es natural de los campos del sur. Su altura puede llegar hasta 22 metros y 80 centímetros de diámetro. Hecha raíces sobre el basalto –la roca madre de la zona- a poca profundidad. Su madera es dura y resistente, en el pasado se usaba para los tocones de las vías de tren. Los bastones presidenciales de Argentina están hechos de esta madera.

Planta Urunday

Un patrimonio de todos

A pesar de la cantidad de floresta nativa protegida la flora misionera todavía corre peligro. El avance de tierras para cultivo, la tala ilegal, incendios, la implantación de pinos introducidos para madera y producción de papel son las principales amenazas.
Debemos considerar que sin una selva protegida aumentan las enfermedades o las inundaciones y disminuyen las reservas de oxígeno. Por lo tanto, la selva paranaense es un patrimonio natural que merece ser protegido para las próximas generaciones.

De flora y Monumentos Naturales misioneros ultima modifica: 2020-08-19T07:00:00-03:00 da Leo Motta
To Top