En Misiones hay que tener cuidado con los duendes - itMisiones

itMisiones

MITOS Y LEYENDAS

En Misiones hay que tener cuidado con los duendes

duendes - selva Misionera

Los duendes en la provincia son parte de un legado de mitos compartidos con Paraguay; pertenecientes a la cultura guaraní que ha llegado hasta nuestros días.  Relatos de orales de diosas como Caa Yarí u otras criaturas míticas. Entre ellos destacan un grupo “duendes autóctonos” que siguen al acecho en nuestras historias, el Pombero, el Yasy Yateré y el Kurupí.

Duendes de las siestas

El Pombero, el Yasy Yateré y el Kurupí son seres sobrenaturales distintos que suelen confundirse entre sí. Más allá de que la única coincidencia, según los mitos y algún que otro posible testimonio presencial, es su baja estatura. En Misiones son nombrados por los adultos para que los niños se porten bien, sobre todo a la hora de la siesta. Cuando los padres quieren descansar y los niños jugar.
Más de un misionero habrá escuchado de niño “mirá que te va llevar el Pombero si no te portas bien”. Estos duendes son utilizados como asustadores de niños, similares al Coco o el Babau italiano. Sin embargo, y a diferencia de ellos, el Pombero o el Yasy Yateré pueden ser criaturas benignas, dependiendo la ocasión.

El pombero o pomberito

Tiene características como, el silbido de pájaro o la habilidad de volver tonta o muda a una persona. Es descrito como un hombre de baja estatura, poco agraciado, peludo, de ropas andrajosas y sombrero de paja. Generalmente en ámbitos rurales, se le atribuía ser el responsable de los nacimientos de niños extramatrimoniales. Dicen que tenía la habilidad de embarazar a las mujeres al rozarlas.
El Pombero, probablemente, sea el más mencionado entre los tres y el único que no proviene de un mito guaraní.  El origen de su nombre es portugués “pombeiro”, denominación que se les daba los negros adiestrados como espías por esclavistas portugueses para entregar personas al comercio de esclavos.  El nombre tal vez fue traído a la región por esclavistas portugueses, llamados bandeirantes, en el tiempo de las misiones jesuíticas.

duendes - misiones
De Izquierda A Derecha El Pombero El Kurupi Y El Yasy Yateré
Autor: Leo Motta

El paso del tiempo hizo al Pombero una criatura mítica y adoptó algunas características positivas. También, se lo considera como guardián del monte, protector de animales del corral y los cultivos. Eso sí, primero se debe entregar ofrendas de whisky o tabaco para despertar su espíritu benigno

El Yasy Yateré

Se lo suele caracterizar como como un niño blanco, rubio, muy bello y vestido solamente con un gran sombrero de paja. Porta un bastón dorado mágico y con su silbido parecido al de un pájaro rapta a los niños durante las horas de la siesta.  Los suele llevar a jugar al monte y los termina convirtiendo en sordomudos. A veces se lo invoca para no perderse en el monte a cambio de una ofrenda, como tabaco.
El nombre de Yasy Yateré puede significar en guaraní “fragmento de luna”. Según el escritor paraguayo Rosicrán, este ser es uno de los hijos del espíritu del mal Tau y una bella doncella Kerana.  También, forma parte de los terribles siete hijos de la noche de la mitología guaraní.

El Kurupí

El más lascivo y violento de los tres, otro hijo de la noche y hermano del Yasy Yateré. Se lo caracteriza como un enano con los pies invertidos, retacón y feo. La particularidad más notoria es su miembro viril, tan largo que suele tenerlo atado alrededor de la cintura o colgado del cuello. Las leyendas cuentan que puede llevar a la personas a la locura con solo tocarlas. Además suele secuestrar vírgenes, las lleva al monte, las viola y las mata.  

Monte Misionero El Hogar De Duendes
Monte misionero, el hogar de míticas criaturas de la cultura guaraní.
Autor: Chiara Forni

Las mujeres que sobreviven al Kurupí terminan embarazadas. Al séptimo mes llegan parir pero los bebés siempre mueren al poco tiempo. En las zonas rurales se le adjudicaba al Kurupí el nacimiento de niños sietemesinos y violaciones de mujeres sin aclarecer.
En los últimos años, el nombre de Kurupí se lo ha dado a un té, a base de un yuyo regional o hierba medicinal con efectos de potenciador sexual.

El boca en boca mantiene la leyenda de los duendes

El Pomberito, el Yasy Yateré y Kurupí siguen por ahí, dando vuelta . Sus historias trascendieron a pesar de continuas olas inmigratorias, el decrecimiento de los pueblos originarios, la creciente urbanización y la pérdida de la selva nativa. Estás advertido lector, si venís a Misiones tené cuidado con los duendes.

En Misiones hay que tener cuidado con los duendes ultima modifica: 2020-03-07T09:26:00-03:00 da Leo Motta

Commenti

To Top