itMisiones

CULTURA USOS Y COSTUMBRES

Un gaucho que despierta fervorosas pasiones

gaucho - Vitrina

Las creencias y la fe popular no entiende de límites territoriales, ni de momentos en el tiempo. Simplemente trasciende esas fronteras y perdura. Antonio Gil nació en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en la provincia de Corrientes. Pero el Gaucho Gil es ciudadano del NEA (y un poco más).

Guachito Gil en Misiones

Misiones y Corrientes tienen mucha historia compartida. Hasta hermanadas en su territorio en el pasado. Es difícil encasillar las costumbres dentro de fronteras territoriales, porque las tradiciones viven en las personas. Y los habitantes ejercitan sus creencias en todos lados. Es así que las rutas del noreste argentino tienen salpicones de cintas, techos, velas y cruces rojas. En cada uno de esos pequeños altares, vive la memoria del Gauchito Gil. El rojo es el color que lo identifica, como la tierra misionera que pareciera hacerlo sentir a gusto.

Altares
Altar para un Gauchito Gil viajante, desde Barcelona.
Autor: Sandro Forni

La historia detrás del mítico Gaucho Gil

Es recordado como un justiciero, un obrador de la igualdad entre clases sociales, pero sobre todo un revolucionario para su época. Antonio Mamerto Gil Núñez nació un 12 de agosto de 1847, aproximadamente. Sucede que la historia se va trastocando cuando va de boca en boca. Sus padres fueron José Gil y Encarnación Núñez. Su hogar fue humilde pero con férreos valores de lealtad.
Antonio, el gaucho Gil, fue llamado bajo las tropas que lucharon el la Guerra de la Triple Alianza. Según el historiador Felipe Pigna esta guerra “enfrentó a la Argentina, Brasil y Uruguay contra Paraguay, entre 1865 y 1870. Respondió más a los intereses británicos y de acabar con un modelo autónomo de desarrollo como el paraguayo, que podía devenir en un «mal ejemplo» para el resto de América latina”.

Fue así, y según cuenta la leyenda, que a este gaucho se le apreció nada menos que “Ñandeyara“, un dios guaraní. Le dijo sabiamente a Antonio Gil las siguientes palabras “no quieras derramar sangre de tus semejantes“. Pelear y matarse entre hermanos por intereses externos ya no tenía sentido. Decide entonces el gaucho desertar del Ejército. Primer motivo para ser perseguido. Pero también, pretendía el amor de una mujer que ya había sido “prometida” a un Comisario. Segundo motivo para ser buscado y asesinado. El gaucho Gil se estaba ganando el odio de los poderosos y el amor de los que se identificaban con él.

Continuaba la repercusión

Ya reconocido como un desertor, era buscado por todo el territorio. Los ciudadanos lo protegían, lo recibían en sus casas y le ayudaban a continuar. Él mientras tanto, seguía rebelándose contra el poder impuesto. Quería justicia igualitaria. Se tornaba en un héroe para el pueblo. Dicen que les robaba a los ricos para darle a los más humildes. Como una reparación histórica a la vista del pueblo. Pero, más temprano que tarde, la policía dio con su paradero y en búsqueda de él llegaron prepotentes a quitarle la vida.
El ocho de enero lo encontraron durmiendo una siesta. Y sin más, comenzó la balacera. Dos amigos de Antonio murieron en el acto, intentando defenderlo.

Sin embargo, al gaucho Gil no logró penetrarlo ni una sola bala.
Lo llevaron a Goya, Corrientes, en el año 1876 aproximadamente. Con intenciones de juzgarlo ante un juez y ejecutarlo de ser necesario. Pero en el camino, quienes lo trasladaban decidieron colgarlo boca abajo de un árbol. Y lo degollaron. Su asesino, el coronel Velázquez, fue el primero en quedar estupefacto al ver la sangre del gaucho ser absorbida por la tierra. El primer devoto, podríamos decir. “Con la sangre de un inocente se curará a otro inocente” fue la última frase del Gaucho Andrés Gil.

El gaucho milagroso

La historia continúa, y dice que cuando el coronel Velázquez llegó a su casa encuentra a su hijo moribundo. Al ver la escena las palabras del gaucho Gil volvieron a su mente. La sangre de un inocente cura a otro inocente. Se dirigió rápidamente hasta donde habían enterrado a Antonio Gil. Juntó un poco de tierra de la tumba, todavía humedecida por la sangre. Al llegar a su casa, frotó esa tierra en su hijo y este se salvó. Hete aquí el primer milagro que inmortaliza al Gauchito Gil.

gaucho - Gracias
licencia CC BY 2.0 .

Cada ocho de enero Corrientes recibe miles de creyentes para recordar la muerte del Gauchito Gil. Este año en medio de la pandemia, el evento fue suspendido por primera vez en la historia. Pero cada uno de los devotos, en sus casas y en sus corazones agradecerán a Antonio Gil “por los favores recibidos” a la luz de una vela roja.

Un gaucho que despierta fervorosas pasiones ultima modifica: 2021-01-07T20:22:52-03:00 da María Chiara Forni

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
To Top
3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x