Entre fantasmas: de la Antigua Roma al monte misionero - itMisiones

itMisiones

MITOS Y LEYENDAS

Entre fantasmas: de la Antigua Roma al monte misionero

fantasmas - Silueta

Una vez más estamos en octubre, mes de las brujas, los monstruos y de las películas de terror. Sobre todo es la época del año donde el equilibrio entre los vivos y los muertos se vuelve difuso. Existen distintas celebraciones en diversas culturas que festejan el contacto con los seres del “otra lado”. Entonces, desde itMisiones creemos que amerita un repaso espectral por el trasfondo mitológico por los fantasmas de la cultura romana y guaraní.

Los tenebrosos fantasmas de Roma

La mitología grecolatina es un nicho grande de cientos monstruos que hacían temblar el semblante de más de un miembro de la antigua civilización. Estirges, arpías, empusas son algunos ejemplos de la riqueza bestiario de la antigüedad clásica. Sin embargo, nada aterraba más a los romanos que los seres más parecidos a ellos, o que alguna vez lo fueron. Hablamos de los larvae o lémures, almas atormentadas de viles hombres que vagaban castigados por la tierra.

Vestales
Las vestales, sacerdotisas virginales de la Antigua Roma, y sus rituales formaban parte del tributo a los muerto en la Lemuralia

Estos seres son propios de la mitología romana, no están presentes en sus principales influencias míticas de origen griego. En tanto, según el Instituto de la Enciclopedia Italiana, los lémures era el nombre de los espíritus de los muertos en las creencias de los antiguos romanos, a veces identificados como larvas. Son sombras nocturnas errantes que regresaban al mundo y hogares para atormentar a los vivos o para solicitar ritos funerarios.

La Lemuralia

Las almas atormentadas de Roma tenían hasta su propia festividad a mediados de mayo, la Lemuralia. De acuerdo a un fuente experta en un artículo del diario La Vanguardia, esta celebración era una noche en la que se tenía el profundo convencimiento de que las puertas estaban abiertas y que se producía la comunicación entre un plano y otro de estas almas. Es decir, tenía mucho que ver con Halloween, aunque esta celebración se originó más directamente en el Samhain celta, y también está relacionada con todas las celebraciones en torno a los muertos en América Latina.

Los fantasmas del nordeste argentino

Un poco más cercano a nuestros lares y tiempos tenemos nuestros propios monstruos. Desde el pombero, los lobizones a demás criaturas aterradoras del folclore guaraní hay material para espantar a más de un niño a la hora de la siesta. Sin embargo, las animas o los aparecidos, como lo nombraban nuestros abuelos, tienen un lugar especial en la memoria del nordeste argentino.
En esta zona, debido a la influencia de los pueblos originarios guaraníes, se habla de la “porá”. Según el escritor Ángel Larraburú, en el documental de la UNaM “Valle de Sombras”, este ente “es el alma dolida de aquellos que no pagaron sus culpas y que no encuentran una ubicación en el más allá. Por eso deambulan molestando y a veces ayudando a los seres vivos que quedan en esta tierra”.

fantasmas - Monte
La selva de la región es un lugar rico de criaturas fantásticas y espectrales que han atemorizado generaciones de misioneros.

El fantasmón de la selva

No obstante, si hablamos de un ser espectral que causaba pavor entre los nativos y los pioneros de la región era el Caa-Porá. Según el portal Visite Misiones es un fantasma que se aparece en el monte, con la forma de cerdo o perro que echa fuego por la boca y que aterroriza a los animales. Igualmente, esta descripción es bastante simple, pero hay testimonios que reflejan la verdadera crudeza y peligrosidad del fantasmón del monte. Uno de estos testimonios se encuentra en el libro de “Misiones y sus leyendas” de Elsa Leonor Pasteknik y dice así:
“No… la Caa Porá no es un bicho… no es un animal, así, como conocemos… no. Es peor… Es como un hombre… como usté o como yo… pero ¡qué hombre! ¡Grande como diez personas! Parecido al Pombero por lo peludo con una cabeza grandota y una boca enorme cargada de dientes… Cuando encuentra algún animal herido lo termina de matar y se lo traga, así nomás se lo traga… eso… y si uno insiste en perseguir… bueno, puede llegar a comerlo a uno también o a matarlo, como le pasó a uno que andaba monteando atrás del cerro, que lo encontramos sin cabeza y sin brazos… ¡Se los habían arrancado…! ¡Y tenía que ser la Caa-Pörá que no quiere que cacen donde él vive!”.
En fin, ya sea en la Antigua Roma o en la Selva Paranaense, no hay límites terrenales para los fantasmas o seres sobrenaturales aún peores. Forman parte del folclor de nuestros antepasados y aun conviven en los relatos de presente. A pesar de todo, aún están ahí en la noche, en nuestros miedos más antiguos y pesadillas más terribles.

Entre fantasmas: de la Antigua Roma al monte misionero ultima modifica: 2021-10-13T07:46:01-03:00 da Leo Motta

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x